Desarrollo visual infantil en Málaga

Reflejos Primitivos - AVERA CENTRO DE OPTOMETRÍA Y TERAPIA VISUAL EN MÁLAGA

El sentido de la visión es muy inmaduro al nacer, necesitará mucho tiempo para que el bebé aprenda a ver. 

Será necesario una maduración visual para poder ir adquiriendo habilidades visuales. Al nacer apenas puede enfocar el rostro de su madre, pero durante el primer año de vida la visión va madurando y desarrollándose, a la vez que el bebé va madurando a nivel motor.

El bebé necesitara recibir estímulos adecuados y experimentar con su propio cuerpo, con su boca, con sus manos, con sus pies…Su figura de apego le facilitará gran parte de esa estimulación que necesita, siempre que se le dedique al bebé el tiempo que necesita y se le facilite un entorno donde poco a poco pueda ir moviéndose y ganando en autonomía.

El movimiento del bebé es fundamental en su desarrollo motor y visual. Gracias a los movimientos automatizados que realiza el bebé de forma involuntaria ya desde el útero puede ir adquiriendo habilidades motoras. Estos movimientos automatizados conocidos como reflejos primitivos del bebé, son movimientos dirigidos por el tronco encefálico, que es la parte más primitiva de nuestro cerebro.

 

¿Qué pasaría si un bebé no tuviera reflejos?

Sin reflejos primitivos el bebé no podría bajar por el canal del parto, haciendo los giros y movimientos que ayudan a ir recolocándose.

Posteriormente le ayudarán a ir evolucionando y madurando a nivel psicomotor, es decir, cuando un reflejo ha sido correctamente inhibido por el bebé, da lugar a otro patrón de movimiento más sofisticado y finalmente tener control postural en su niñez y en la vida adulta, puesto que una vez inhibidos estos reflejos primitivos, aparecerán los reflejos posturales que son voluntarios. 

Así, la presencia de reflejos es muy importante, pero pasado el primer año del bebé hay que ver que se hayan ido inhibiendo.

bebe gateando reflejos primitivos avera

Lo normal es que en un bebé vayan apareciendo durante su primer año los reflejos primitivos que le permiten ir desarrollándose a nivel motor, pasando por las fases necesarias para terminar andando. Si un bebé tiene reflejos activos en un periodo de maduración que no corresponde, significa que su sistema nervioso está inmaduro y su desarrollo a nivel motor se puede ver afectado.

La integración de un reflejos dará lugar a que aparezca una nueva habilidad motora y que con la repetición se convierta en automática. Si permanece el reflejo esta tarea motora se tendrá que realizar con gran esfuerzo pues no está automatizada, causando fatiga en el niño.

 

Los movimientos en el bebé son necesarios para su maduración

 

Los movimientos en el bebé son necesarios para su maduración. Un bebé que no tiene libertad de movimiento por ponerlo mucho en sillitas, hamacas, etc o un bebé que ha tenido enfermedades o ingresos hospitalarios habrá visto limitado su movimiento pudiendo dar lugar a que los distintos hitos del desarrollo motor como reptar, ni a gatear, ni a andar, se los salte o no los complete con el patrón correcto.

 

Desarrollo visual y motor van de la mano

 

La visión se desarrolla a la vez que el bebé va evolucionando a nivel motor, habiendo una estrecha relación. Por ejemplo, un bebé que no ha madurado correctamente, ni ha inhibido sus reflejos primitivos, es probable que se salte fases del desarrollo como puede ser el gateo. El desarrollo visual va de la mano con el desarrollo motor. Los niños con reflejos primitivos activos pueden tener posteriormente al inicio de la lectoescritura dificultades, pues la lectura y la escritura requieren de habilidades complejas, no sólo de motricidad fina y postural sino de visión y oculomotricidad.

De la misma manera un bebé que tiene dificultades a nivel visual, ya sea por haber nacido con catarata congénita, por tener una discapacidad visual o cualquier otro motivo que le dificulte ver, es probable que tenga dificultades a nivel motor. Pues la visión dirige el movimiento.

reflejos primitivos terapia movimientos rítmicos

¿Qué podemos observar si no se van inhibiendo esos reflejos?

Puede provocarle dificultades para avanzar a nivel motor, por ejemplo, en el reptado o gateo que son tan importantes para la visión, que además le puede originar problemas de desarrollo motor grueso y fino, de percepción sensorial y cognitiva.

  • Dificultades para mantener el equilibrio

  • Mareo con el movimiento

  • Pobre coordinación

  • Malas posturas

  • Cansancio y fatiga prematuras

  • Problemas de atención y concentración

  • Dificultades de aprendizaje

  • Mala letra

  • Hipersensibilidad

  • Hiperactividad

  • Problemas de comportamiento social y emocional

Pide una cita y revisa la maduración visual de tu bebé para saber si está desarrollándose acorde a su edad.

Y si tienes un niño más grande, controla que ni su visión ni un retraso en su maduración pueda estar interfiriendo en su rendimiento escolar.

La prevención es la mejor forma de evitar futuros problemas.

 

Pide una cita en el 951 483247 o por aquí.