Vista cansada o Presbicia.

A partir de los 40-45 años los ojos empiezan a tener dificultades para enfocar de cerca, los músculos que se encargan de que el cristalino cambie su curvatura ya no son tan flexibles, y esto provoca que cuando te acercas el papel ves borroso, te duelen los ojos y terminas alejando el brazo para poder leer.

El problema viene cuando hay que leer letras diminutas como los ingredientes de comidas, cosméticos o medicamentos que ya como alejes mucho el brazo son tan pequeñas que no las ves. O cuando ya te falta brazo para alejarlo y sigues sin poder enfocar.

 

 

Y tú que has sido usuario de lentillas prácticamente toda tu vida, ahora ya no ves con ellas de cerca. Y tienes varias opciones, como hacerte unas gafa de cerca, un progresivo en gafa o mejor aún seguir usando lentillas pero multifocales que te permitan ver también de cerca.

La adaptación requiere alguna visita más al Centro y también más paciencia por tu parte, porque ahora el cerebro tiene que adaptarse a una nueva forma de ver pero finalmente se consigue una buena visión tanto de cerca como de lejos. A menos que necesites una agudeza visual excelente por tu trabajo, las lentes de contacto multifocales te permitirán ver a todas las distancias sin necesidad de llevar una o varias gafas.

Y para los que nunca han usado gafas o lentes de contacto, también les llega la vista cansada. Nunca es tarde para adaptarse unas lentes multifocales y poder tener una buena calidad de visión.

Si además trabajas con ordenadores o pantallas, hay lentes de contacto que vienen con filtro azul para reducir la luz azul emitida por las pantallas, protegiendo además a tus ojos.