Aprendemos con nuestros ojos

La visión es la capacidad para procesar la información del entorno, obtener un significado y comprender lo que se percibe a través de los ojos.

De toda la información recibida del entorno, el 80% es de tipo visual, por ello, es fundamental un correcto funcionamiento visual para tener un buen rendimiento académico.

Pero además de la visión el desarrollo motor y auditivo también son otros pilares básicos en el aprendizaje de la lecto-escritura.

 

 

La atención es muy importante para aprender

Muchas dificultades de aprendizaje tienen una causa visual de fondo. A veces se les tacha de vagos o se les diagnostica de algún trastorno de falta de atención, cuando en realidad la ineficacia de su sistema visual es lo que está ocasionando el problema de aprendizaje.

Si el cerebro del niño está tan ocupado intentando procesar y entender lo que ve, cómo va a prestar atención a la vez. Es imposible.

 

Muchos síntomas de insuficiencia de convergencia son similares a los del TDHA.

Los niños con insuficiencia de convergencia se diagnostican de TDAH tres veces más que los que no la tienen.

En los casos de niños diagnosticados de TDAH hay que descartar problemas de tipo visual y, si los hay, tratarlos.

La Terapia Visual es muy efectiva en casos de TDHA, puesto que mejora la atención gracias a la práctica y el entrenamiento diario con ejercicios adecuados, por tanto, atenúa los síntomas del trastorno.

 

¿Y la dislexia?

Para leer hay que comprender lo que se lee. La visión tiene que decodificar cada palabra, procesarla y memorizarla. Además hay que tener unos buenos sacádicos (movimientos de los ojos), fijación, ajuste y enfoque para poder ir leyendo y haciendo regresiones en las palabras, dando significado a cada frase.

Para leer es necesario una maduración en el niño, debe estar ya lateralizado y que haya un paso rápido de información de un hemisferio cerebral a otro.

En el caso de la dislexia un tratamiento de Terapia Visual neurocognitiva le proporcionará un sistema visual mucho más eficiente mejorando la habilidad de reconocer la forma y dirección de las letras.

A partir de los 6 ó 7 años es el momento en que el cerebro y la visión están preparados para la lecto-escritura.

Es muy importante realizar exámenes visuales a los niños para prevenir estos problemas y determinar si el problema de aprendizaje tiene una causa visual.

problemas de aprendizaje avera centro de terapia visual malaga

1) Examen de eficacia visual que evalúa:

    • Agudeza Visual

    • Oculomotricidad

    • Estereopsis

    • Acomodación

    • Fijación

    • Coordinación Binocular

    • Visión del Color

    • Salud Ocular.

2) Examen de procesamiento de la información que evalúa el sistema visuo-motor y la percepción:

    • Lateralidad y direccionalidad

    • Habilidades preceptúales como la discriminación visual, memoria visual, cerramiento visual, etc.

    • Integración visuo-motora

3) Evaluación de los reflejos primitivos. 

– No comprende lo que lee

– Sigue la lectura con el dedo

– Tiene malas posturas

– Se cansa fácilmente o abandona la tarea.

– Pierde la atención

– Se distrae fácilmente

– Se esfuerza mucho pero no tiene el resultado esperado.

– Invierte letras o palabras

– Visión borrosa

– Visión doble

– Se frota los ojos

– Guiña los ojos

– No extrae la información importante.

– Dificultad con conceptos matemáticos

– Pobre escritura

– Mueve la cabeza en exceso al leer.

Si crees que tu hijo puede tener un rendimiento escolar mejor de lo que tiene, se esfuerza pero no obtiene resultados, si está diagnosticado de TDA, TDHA o Dislexia o hay alguna dificultad en su aprendizaje, pide una cita y le haremos una evaluación.

Si tienes alguna duda que quieras que te resuelva, contáctame.