Los traumatismos craneoencefálicos se pueden producir por causas externas como accidentes de tráficos como un latigazo cervical, accidentes laborales, agresiones, ciertos deportes, …o por causas internas como ictus y otros accidentes cerebrovasculares, tumores o enfermedades.

Tratamientos de la Visión: Traumatismos Craneoencefálicos

Las consecuencias visuales de los traumatismos craneoencefálicos pueden ser variadas tales como alteraciones psicológicas, vestibulares, propioceptivas, del lenguaje y muchas veces no se encuentran evidencias de alteraciones físicas, ni se asocian a un problema visual con lo que estos pacientes ven disminuida su calidad de vida, sin encontrar solución a sus problemas.

Los síntomas pueden desparecer por sí solos a los 3 ó 4 meses, pero no siempre ocurre así permaneciendo más allá de este periodo. Un tratamiento precoz hará mejorar la calidad de vida del paciente.

Muchas actividades cotidianas pasar a ser difíciles, como conducir, leer, memorizar, orientarse, puede aparecer diplopía (visión doble), pérdidas de campo visual, dificultad para seguir objetos en movimiento, problemas acomodativos y binoculares, problemas de localización y orientación espacial, problemas de memoria, pérdida de la visión estereoscópica, baja comprensión, problemas de equilibrio o visión borrosa.

 

El paciente realiza un proceso de aprendizaje visual

El tratamiento en los casos de traumatismos se centra en la NeuroRehabilitación Visual mediante la Terapia Visual Neurocognitiva. Se trabajan todas las habilidades visuales, así como a nivel motor y visuoperceptual.

Este tratamiento se puede complementar con ayudas ópticas como lentes especiales, filtros, prismas gemelos, prismas posturales, etc.