Reflejos Primitivos - AVERA CENTRO DE OPTOMETRÍA Y TERAPIA VISUAL EN MÁLAGA

Los reflejos primitivos son movimientos automatizados que realiza el bebé de forma involuntaria ya desde el útero. Son movimientos dirigidos por el tronco encefálico, que es la parte más primitiva de nuestro cerebro.

 

¿Qué pasaría si un bebé no tuviera reflejos?

Sin reflejos primitivos el bebé no podría bajar por el canal del parto, haciendo los giros y movimientos que ayudan a ir recolocándose.

Posteriormente le ayudarán a su control postural en su niñez y en la vida adulta, puesto que una vez inhibidos estos reflejos primitivos, aparecerán los reflejos posturales que son voluntarios.

Así, la presencia de reflejos es muy importante, pero pasado el primer año del bebé hay que ver que se hayan ido inhibiendo.

 

¿Qué ocurre si un bebé mantiene los reflejos primitivos?

Lo normal es que en un bebé vayan apareciendo durante su primer año los reflejos primitivos que le permiten ir desarrollándose a nivel motor, pasando por las fases necesarias para terminar andando. Si un bebé tiene reflejos activos en un periodo de maduración que no corresponde, significa que su sistema nervioso está inmaduro.

La integración de un reflejos dará lugar a que aparezca una nueva habilidad motora y que con la repetición se convierta en automática. Si permanece el reflejo esta tarea motora se tendrá que realizar con gran esfuerzo pues no está automatizada, causando fatiga en el niño.

Reflejos primitivos - AVERA CENTRO DE OPTOMETRÍA Y TERAPIA VISUAL EN MÁLAGA

¿Qué síntomas puede producir unos reflejos que permanecen?

Puede provocarle dificultades para avanzar a nivel motor, por ejemplo, en el reptado o gateo que son tan importantes para la visión, pues habrá una inmadurez cerebral, que además le originará problemas de desarrollo motor grueso y fino, de percepción sensorial y cognitiva.

  • Dificultades para mantener el equilibrio

  • Mareo con el movimiento

  • Pobre coordinación

  • Malas posturas

  • Cansancio y fatiga prematuras

  • Problemas de atención y concentración

  • Dificultades de aprendizaje

  • Mala letra

  • Hipersensibilidad

  • Hiperactividad

  • Problemas de comportamiento social y emocional

En Avera hacemos una evaluación neuromotora a bebés desde el nacimiento y controlamos que durante su crecimiento los reflejos primitivos se vayan inhibiendo en el periodo de maduración correspondiente y vayan apareciendo los posturales.

Si detectamos reflejos primitivos que ya no debería estar presente, hacemos una Terapia de Movimientos Rítmicos.

 

¿Qué es la Terapia de Movimientos Rítmicos?

Es una terapia de estimulación a través del movimiento que hace que las zonas más primitivas del cerebro se activen y se vayan desarrollando, conectándose con otras partes del cerebro más evolucionadas, consiguiendo una maduración adecuada del sistema nervioso.

Cuando se realiza esta terapia muchos problemas visuales, posturales, cognitivos y emocionales desaparecen, pues se le ha dado una segunda oportunidad al cerebro para madurar y crear interconexiones como lo hace un bebé de forma natural.