El último paciente al que le adapté lentes esclerales, venía por un problema severo de dolor ocular en ambos ojos y fotofobia (deslumbramiento) que le limitaba su calidad de vida.

Había estado en varias clínicas oftalmológicas y no encontraban la causa de su dolor de ojos. Tenía otras condiciones asociadas como inflamación de los párpados (blefaritis) que ya estaba siendo tratado, pero continuaba con el dolor diario de ojos.

Afortunadamente, hoy en día podemos encontrar mucha información fiable en Internet y mi paciente no se dió por vencido en la búsqueda de cómo aliviar esos problemas que tenía y encontró que las lentes esclerales podían ser una solución en ciertos problemas y patologías de la córnea entre los que estaba el suyo, o lo que él sospechaba que tenía, neuropatía corneal periférica y que, posteriormente, le confirmaron mediante distintas pruebas que le hicieron, entre ellas la microscopia confocal.

Empezamos las pruebas de adaptación de las lentes esclerales y probamos distintos tipos de lentes, diseños y diámetros, hasta terminar con las lentes esclerales ICD Flexfit tórica.

A la semana de estar usándolas, una vez que acabamos un proceso de adaptación que fue algo largo, vino a la revisión bastante satisfecho con la comodidad que ya estaba notando y alivio de su sintomatología.

Las lentes esclerales son un tipo de lentes RGP (duras) de mayor diámetro que éstas últimas y que no se apoyan en la córnea sino en la esclera.

 

lentes esclerales en Málaga

 

 

Pueden ir de diámetros desde 15 mm a 25 mm. Las lentes esclerales de menordiámetro proporcionan ventajas sobre las de mayor diámetro. Las lentes de menor diámetro, o miniesclerales suelen ser lentes más finas y cuyo reservorio de lágrima entre lente y córnea es menor, dando un mayor aporte de oxígeno al ojo, mejor agudeza visual, menores descentramientos, apoyo más homogéneo y manipulación más fácil porque se forman menos burbujas y porque es más fácil insertarlas en el ojo.

Por otro lado, las lentes esclerales de diámetros grandes suelen apropiadas en patologías de la superficie corneal.

 

Actualmente las lentes esclerales se fabrican en materiales que tienen una alta transmisibilidad, dejando pasar oxígeno a la córnea.

 

 

La córnea es una de las zonas más sensibles del cuerpo, por ello, al insertar una lente RGP por primera vez suele ser bastante molesto. Sin embargo, las lentes esclerales no tocan la córnea pues apoyan en la esclera (la parte blanca del ojo) que no es tan sensible y, por ello, son lentes muy cómodas.

 

 

En qué casos se pueden poner lentes de contacto esclerales:

 

  • Ojo seco severo, queratoconjuntivitis, triquiasis y otras alteraciones de la córnea actuando a modo de lente terapeútica.
  • Irregularidades de la superficie corneal, por ejemplo, después de cirugía refractiva.
  • Queratocono: en estos casos el porte de lentes esclerales retrasa el transplante de córnea.

 

 

¿Cómo se pone y se extrae una lente escleral?

 

Para insertar y extraer una lente escleral, hay que tener una buena técnica y normalmente es necesario la ayuda de ventosas, aunque también se puede hacer con los dedos.

Hay dos tipos de ventosa, una más gruesa para insertarla que sirve de soporte para poner la lente y otra más pequeña que está a 45º que se usa a modo de palanca para extraer la lente.

 

 

Aquí dejo un vídeo de la Scleral Lens Education Society:

 

 

 

Pautas para el uso de lentes de contacto esclerales:

 

  • Lo primero es lavarse las manos siempre y secarlas con una toalla que no suelte pelusas.
  • Guardarlas en la solución de mantenimiento que haya prescrito el contactólogo.
  • Limpiarlas de restos de depósitos del propio ojo con el jabón limpiador adecuado.
  • Usar suero monodosis o solución salina sin conservantes para rellenar la lente antes de insertarla en el ojo.
  • Seguir las revisiones que paute el contactólogo.
  • No limpiarlas nunca con agua del grifo
  • No dormir nunca con ellas. Las lentes esclerales no están fabricadas con materiales de uso nocturno.
  • Si practicas deportes de agua o en la playa, debes usar unas gafas que sean completamente herméticas para que no se ensucien con el agua.
  • No alargar el tiempo de uso.
  • No usarlas en caso de que molesten o se ponga el ojo rojo.

 

Avera es un centro acreditado para la adaptación de la lente escleral ICD FlexFit. Una lente totalmente personalizada, a la cual se le pueden ajustar una gran variedad de parámetros para que la lente quede lo más parecida a la morfología del ojo.

 

 

Si quieres más información llama al 951483247/650807402 o pide cita aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario